TRATAMIENTOS CON LASER, BOTOX, MICRODERMOABRACION, FACIALES, PEELING, OXIGENOTERAPIA, CELULITIS, COLAGENO, en Venus
VENUS DERMOESTETICA
CUIDANDO
DRA. VENUS VALENCIA
V.MEDICO CIRUJANO
CITAS: Tels. (744) 440.0088 . Nueva Torre Hospital Santa Lucía . 3er. piso . Consultorio 307

TRATAMIENTOS CON LASER

El láser es un equipo electrónico que recibe su nombre de las palabras inglesas Light Amplified of Stimulated Emisión by Radiation, y con múltiples aplicaciones en la Industria, la Biología y la Medicina.

Los primeros láseres con amplia utilización en el campo de la medicina fueron los láseres de Helio-Neon de baja potencia, que por su efecto de fotoestimulación en profundidad se aplicaron en rehabilitación y en medicina estética en el tratamiento del dolor musculoesquelético y en la celulitis.

Al principio de la década de los 80 surgen 3 equipos con un valor más específico. El láser de CO2, el de Nd-YAG y el de colorante pulsado, muy conocido en nuestro país con láser Candela®. Los dos primeros eran eficaces en corte y coagulación y sus aplicaciones iniciales fueron en el campo de la ortorrinolaringología (uvulopalotoplastia o cirugía del ronquido, en las tunelizaciones de cuello uterino en ginecología y en el tratamiento de angiomas faciales y corporales infantiles. El láser de colorante pulsado, el famoso Candela, fue el primer aparato no invasivo que era capaz de resolver los angiomas planos faciales (manchas de vino de Oporto o antojos), las telangiectasias faciales (las venitas siempre atribuídas al exceso de alcohol) y la cuperosis; con él se abre la puerta a los tratamientos dermoestéticos mediante la aplicación transcutánea de un láser.

Al final de los 80 y principios de los 90 aparecen láseres encaminados a la solución de las lesiones pigmentarias de la epidermis (las manchas de la cara, léntigos, melasmas, etc), su máximo exponente fue el láser de Rubí. La utilización del láser de rubí y del de colorante pulsado en la cara de varones adultos permitió observar que las áreas tratadas por lesiones vasculares o pigmentarias se acompañaban de una depilación persistente de las mismas. En 1996 el Congreso Nacional Americano de Láser tiene por primera vez una ponencia extensa de la aplicación del láser para depilación del pelo no deseado. La efectividad y la demanda social que acompaña a la depilación provocan el desarrollo frenético de esta tecnología.

Al amparo de la demanda depilatoria, las líneas de investigación en diversas aplicaciones del láser se amplían y ramifican notablemente. En dermatología se usan los láseres no invasivos o mínimamente invasivos, que en el fondo tienen una vocación de mejorar la apariencia estética de los pacientes.

En esta línea de medicina estética y de la mano de los láseres aparecen otros sistemas de fototerapia con la ambición de complementar mejorara o cubrir las aplicaciones del láser en este campo. Los más importantes son: los sistemas de luz pulsada intensa (IPL) y la luz emitida por diodos (LEDs).