TRATAMIENTOS CON LASER, BOTOX, MICRODERMOABRACION, FACIALES, PEELING, OXIGENOTERAPIA, CELULITIS, COLAGENO, en Venus
VENUS DERMOESTETICA
CUIDANDO
DRA. VENUS VALENCIA
V.MEDICO CIRUJANO
CITAS: Tels. (744) 440.0088 . Nueva Torre Hospital Santa Lucía . 3er. piso . Consultorio 307

SECUELA DE ACNE

En primer lugar, el láser. A través de la energía calorífica del Láser se consigue eliminar la capa superficial de la piel sin que ello afecte a los planos profundos y, por lo tanto, se evitan las cicatrices hipertróficas o lesiones que pudieran perjudicar el resultado. Pero aunque hoy en día en día se habla del Láser como una panacea universal y que es indoloro y con resultados rápidos, lo cierto es que tiene unos resultados espectaculares, pero no es una técnica fácil, por lo que exige que la aplicación sea por un especialista experimentado, requiere que la zona a tratar se anestesie y los resultados no son inmediatos ni sencillos. Pero teniendo en cuenta estas precauciones, se trata de una técnica muy recomendable. Al tratarse de una quemadura, controlada pero quemadura al fin y al cabo, requiere unos cuidados postoperatorios inmediatos importantes, vendando la zona tratada pero sin dejar de hidratarla para evitar la aparición de costra. Estos cuidados deben durar una semana, pero el tiempo de regeneración de la piel definitiva será a partir del tercer mes, tiempo hasta el que el paciente no debe exponerse al sol.

En segundo lugar, la restructuración facial. El acné produce una destrucción de los tejidos subcutáneos y un envejecimiento prematuro de la piel, ocasionando cicatrices, y los fenómenos inflamatorios del acné provocan una fibrosis de los tejidos subcutáneos originando una importante disminución de la vascularización de la piel. Pero si se extirpa grasa del propio paciente, ésta se centrifuga para limpiarla de otras sustancias y se reimplanta esta grasa limpia, se lleva una sustancia sana con buena vascularización a esta zona donde la vascularización estaba atrofiada. Es decir, que el tejido adiposo que se inyecta al paciente tiene una red vascular sana, que se une a la existente, re-vascularizando la piel.

En tercer lugar, el amelan. Quizás el proceso más sencillo y menos agresivo para hacer desaparecer las manchas y las cicatrices del acné. Su composición es el secreto mejor guardado del médico venezolano que lo inventó, aunque se sabe que sabe que encierra una combinación de diferentes medicamentos despigmentantes. Se realiza en dos fases: en consulta se aplica una mascarilla despigmentante que elimina la mancha por efecto descamativo, y luego hay que realizar un seguimiento continuado en casa con una crema específica para mantener los resultados.

Y, por último, el peeling químico, para el que se utiliza el ácido glicólico a mayor o menor porcentaje, dependiendo de la tolerancia de la piel. Tras la aplicación se produce un enrojecimiento de la piel, que debe ser controlada por un especialista y tiene que estar asociado a un factor de protección solar muy alto. Se aplican varias sesiones con intervalos de dos o tres semanas.