TRATAMIENTOS CON LASER, BOTOX, MICRODERMOABRACION, FACIALES, PEELING, OXIGENOTERAPIA, CELULITIS, COLAGENO, en Venus
VENUS DERMOESTETICA
CUIDANDO
DRA. VENUS VALENCIA
V.MEDICO CIRUJANO
CITAS: Tels. (744) 440.0088 . Nueva Torre Hospital Santa Lucía . 3er. piso . Consultorio 307

ELIMINACION DE LUNARES

El fin para eliminar o quitar lunares es estético. El fin estético obliga al mejor resultado posible. Los lunares de la piel son considerados no estéticos cuando aunque muy pequeños, sean numerosos o, tengan un tamaño un poco mayor. Los lunares pueden ser incómodos cuando son abultados o se encuentran en sitios inapropiados. La principal ventaja de eliminar o quitar lunares con el láser, sobre eliminar lunares con otros instrumentos es que, se evitan cicatrices más grandes o menos estéticas que los lunares. Eliminar lunares muy pequeños y numerosos conduce a seguras cicatrices con el bisturí. Con el láser se obtiene una mejor oportunidad debido a que el láser es más preciso. La satisfacción de los pacientes que consultan para eliminar lunares con láser es alta. Las recurrencias son bien aceptadas y son de fácil corrección. Por lo tanto, los láseres si generan resultados más estéticos cuando se trate de eliminar lunares.

Pueden ser eliminados con láseres lunares de la cara con tamaño menor a un centímetro. Tamaños mayores condicionan más sesiones. En la época de la infancia estos lunares inicialmente son planos, con el pasar de los años algunos se abultan tornándose más claros hasta un color similar a la piel vecina. Otras veces los lunares persisten con un color café oscuro y con abundantes pelos gruesos. La eliminación de estos lunares con la técnica de afeitado con láser es más adecuada pues permite retirarlos de forma más exacta.

Eliminar lunares en el resto del cuerpo también se puede con láser. Estos lunares pueden ser pequeños pigmentados y planos o, ser lunares más abultados y colgantes con muy poco pigmento, similar al color de la piel. Eliminar lunares con láser con técnicas de afeitado es más preciso puesto que son más superficiales. Si se extirpan lunares sacrificando piel sin lesión solo se fomentará la aparición de cicatrices.

Algunos médicos todavía se preguntan la razón para utilizar el láser y el microscopio quirúrgico para eliminar lunares. Se aduce el costo, la dificultad técnica y la imposibilidad de biopsia y aunque las dos primeras razones no son tan válidas, la última definitivamente no lo es. Con el láser de CO2 es posible obtener cortes más finos a la vez que se obtienen muestras adecuadas para exámenes de patología en las lesiones que necesitan el examen, las mayores de 4 milímetros. La intervención con láser deberá ser auxiliada con el microscopio. El láser cumple el papel de control del microsangrado lo cual permite observar la extensión del lunar. El láser de Erbio-YAG permite observar el lecho tratado. El láser de Rubí puede usarse tratar residuos más profundos de lunar y pelos. Cuando los pelos son el problema existen buenos láseres que depilan de forma muy efectiva los pelos más gruesos y profundos en sesiones posteriores.

No deben ser eliminados con láser lesiones pigmentadas con aspecto de lunares en especial las que muestren cambios. Estas lesiones pueden no ser lunares y si son retirados con láser y no examinados por microscopio, sin descartar que sean en realidad tumores malignos llamados melanomas, se difundirían y se aceleraría un cambio de estado de un tumor que podría generar siembras a distancia.

Diferentes tipos de láseres deberán ser usados en forma complementaria con el fin de aprovechar las principales virtudes de cada equipo. Deberá en ocasiones el tratante tener algo de paciencia con alguna zona cicatricial que requerirá más controles, pero tendrá muchas satisfacciones con la mayoría de los buenos resultados conseguidos.